fauna

especies regionales de Villa La Angostura

Ubicada a orillas del lago Nahuel Huapi, Villa La Angostura no solo puede ser considerada como el “Jardín de la Patagonia”. También su posición en la pre cordillera de los Andes, la convierte en uno de los lugares con las más variada fauna del norte patagónico, en donde se destacan el Cóndor, el Puma, el Zorro Colorado, la Mara, el Jabalí, el Guanaco y el Ciervo Colorado. Un incentivo más para disfrutar de sus senderos, lagos y lagunas.

Condor
Condor
© Eliseo Miciu
Se alimenta de carroña y es el ave voladora más grande del mundo. Las plumas de sus extremos están bien separadas. Los pueblos andinos no dudaron en asignarle importancia religiosa, representarlo en sus cerámicas o pinturas rupestres y convertirlo en expresión y representación de la civilización prehispánica más importante del continente. El Cóndor es un carroñero por excelencia, posee una cabeza y cuello desprovisto de plumas, lo que facilita la limpieza luego de comer, refregándose contra el suelo o las rocas puede despojarse de los restos de sangre o carroña que se le adhieren al meter su largo cuello dentro de los cadáveres. Un pico fuerte y afilado les permite abrir los cueros más duros.
Ciervo colorado
Ciervo colorado
© Eliseo Miciu
Esta especie de origen europeo fue introducida a la región en 1922. Al no tener depredadores naturales puede convertirse en una gran amenaza. De hecho, ya no quedan en el Parque Nacional Lanín Huemules que han sido desplazados.
Puma
Puma
© Alberto Patrian
La subespecie que habita en la Cordillera de los Andes es de pelaje rojizo y mide hasta 1,5 metros de longitud. El puma es adaptable y generalista, por lo que se encuentra en los principales biomas de toda América. Es el segundo mayor felino en el Nuevo Mundo, después del jaguar. Como cazador y depredador de emboscada, el puma persigue una amplia variedad de presas. Su principal alimento son los ungulados como el ciervo. Para refugiarse utiliza pajonales, cavidades en paredes de cerros o en lo alto de la copa de un árbol, dependiendo del tipo de ambiente en que se encuentre. Aunque el puma tiene cierta aversión a mojarse, es diestro para nadar y puede arrojarse al agua tanto para eludir a sus perseguidores como para alcanzar una presa.
Zorro colorado
Zorro colorado
© Martín Rubinetti
Es de pelaje rojizo. Su cola es larga y peluda. Posee excelente vista, finísimo olfato y un oído sumamente agudo. Es un depredador muy importante. Se lo ve con frecuencia cerca de los poblados. Menos veloz que la mayoría de los animales que caza, el zorro compensa esta falencia con su enorme resistencia a la fatiga. Mantiene un andar firme de 25 a 40 Km. por hora toda una noche, si fuere menester, para no dar descanso a su presa. Mide –generalmente- unos 80 centímetros de alto, un metro con setenta cm. de la nariz a la punta de la cola y varía su peso entre los 30 y 40 kilos. Cuando mata, siempre lo hace a buena distancia de su guarida. Come hasta quedar harto y de regreso a la madriguera, regurgita en la entrada para alimentar a sus hijuelos.
Nombre del establecimiento
Maras
© Mariana Ruiz Villarreal
Vulgarmente conocida como “liebre patagónica”, esta especie de roedores alcanza un tamaño notable, con una altura promedio de 70 centímetros y un peso de hasta 15 kilogramos. Habita las estepas semiáridas y los desiertos de arbustos espinosos de la Patagonia argentina. Es una especie protegida en las provincias de la Patagonia, ya que cantidad de ejemplares se encuentra en disminución. De todas formas, no se encuentra amenazada ni en peligro de extinción.
Jabalí
Jabalí
©
Es mucho más grande que el cerdo, y es natural de Europa y Asia. Los machos poseen colmillos muy peligrosos, para los cazadores, aunque su caza esta muy regulada. El cuello es grueso y las patas son muy cortas, lo que acentúa aún más su rechoncho cuerpo, en el que es mayor la altura de los cuartos delanteros que los traseros. El jabalí es de comportamiento muy sociable, no es territorialista, y se desplaza en grupos matriarcales, normalmente de tres a cinco animales formados por hembras y sus crías, aun que de vez en cuando se pueden ver grupos superiores a los veinte individuos.
Guanaco
Guanaco
© Alberto Patrian
Este animal herbívoro, de la familia de los camélidos, se alimenta de pastos, líquenes y arbustos. De color ocre, tiene los ojos grandes y las pestañas largas. Se parece a la llama salvo por el largo mayor de sus patas y cuello. No lastima la vegetación a su paso –como sí lo hacen las ovejas- por tener almohadillas en las pezuñas. Suele vivir agrupado en comunidades dominadas por un macho; cada hembra tiene una cría al año tras una gestación de once meses. Sus enemigos naturales son el puma y el zorro colorado. También sufre el embate del hombre, que persigue a sus crías –llamadas chulengos- para obtener su piel.
Bandurria
Bandurria
© Martín Rubinetti
Es fácil de distinguir por su pico inclinado hacia abajo y su canto agudo que puede escucharse desde lejos. Es un ave bastante grande, y puede encontrarse las zonas húmedas con pastizales, las lagunas, los lagos, los cursos de agua y los lugares de pastoreo. Suele estar en grupos numerosos; picoteando el suelo con rápidos movimientos vibratorios de su largo pico, para alcanzar los pequeños invertebrados que viven bajo la superficie de la tierra y que constituyen su dieta principal.
galería de fotos de villa la angostura