recetas típicas

sabores de Villa La Angostura

La amplia oferta gastronómica y los productos regionales son el punto fuerte de Villa La Angostura.


cordero a la menta
Hervir un cuarto de taza de vinagre con dos cucharadas de azúcar hasta que lograr que se disuelvan. Ya fuera del fuego, agregar sal y un puñado de hojas picadas de menta. En una fuente, preparar una marinada con un tercio de taza de vino tinto, dos cucharadas de aceite de oliva, un diente prensado de ajo prensado, sal y pimienta. Disponer media pierna deshuesada de cordero sobre la mezcla y dejarla, dándola vuelta cada tanto, durante al menos cinco horas. Una vez cumplido este plazo, poner el cordero al horno, pincelándolo con el resto de la marinada a lo largo de la cocción que debe durar alrededor de 40 minutos. Servir el cordero con la salsa de menta.

trucha en papillotte

Retirar la espina central de la trucha y disponerla abierta sobre la mesas. Salpimentar la carne y colocar tomates trozados junto con una feta de panceta ahumada. Cerrar la trucha, envolverla en dos fetas más de panceta y rociar todo con una cucharada de aceite. Hay que envolver la pieza en aluminio, formando un paquete. Disponerlo sobre una fuente y cocinar durante diez minutos en horno precalentado a 200 grados centígrados.


conejo cordillerano
El primer paso consiste en sumergir el conejo limpio durante al menos tres horas en dos litros de agua al que se agregan dos cucharadas de sal y una taza y media de vinagre. Cuando se lo retira, trozarlo, sazonar las presas y pasarlas por harina antes de freírlas. Una vez doradas se las retira de la sartén y en el mismo aceite se saltean una cebolla mediana, tres tomates picados sin piel y la ralladura de una naranja. Agregar una copita de vino blanco, reducir un poco y regresar las presas del conejo a la sartén. Cocinar todo durante 30 minutos a fuego lento, cuidando que no se seque el fondo. Pasado este tiempo, agregar a la sartén una taza de caldo, un diente picado de ajo, rectificar la sal y la pimienta y cocinar a fuego lento durante diez minutos más. El plato de sirve acompañado por papas al natural y espolvoreado con almendras molidas.

liebre a la cacerola
Trozar una liebre, quitándole la piel, y marinarla durante doce horas en medio litro de vino tinto al que se agregan dos hojas de laurel, perejil, zanahoria picada y pimienta en grano. Una vez transcurrido el tiempo recomendado, rehogar en un poco de manteca y aceite 250 gramos de panceta. Descartar el líquido de la marinada y dorar las presas en este fondo graso hasta que se hayan sellado. Agregar cebollas y zanahorias cortadas en juliana, dos tomates cortados en cubitos y un vaso de vino. Salpimentar y cocinar todo a fuego lento hasta que la carne resulte cocida y tierna.

crumble de frutos rojos con helado

Mezclar 50 gramos de azúcar blanca con igual cantidad de almendras en polvo, una yema de huevo, 50 gramos de harina y 60 de manteca. Amasar con las manos hasta amalgamar, aunque la mezcla no quedará de todo ligada por falta de humedad. Disponer la masa sobre una placa forrada en papel de aluminio y llevar a un horno suave, precalentado, durante 12 minutos. Mientras tanto, saltear en un poco de manteca 500 gramos de frutas finas (pueden combinarse frutillas –cortadas en mitades-, moras, grosellas, frambuesas, zarzamoras). Para servir, disponer una cucharada de frutas por porción, cubrir con parte de la pasta horneada todavía caliente y una bocha de helado con sabor a crema americana

chutney de rosa mosqueta

Cortar zanahorias, remolachas, puerros y verdeo en fina juliana. Saltear con aceite e incorporar vinagre, vino blanco y aceite en proporciones iguales. Luego agregar azúcar negra y dulce de mosqueta. Cocinar a fuego lento hasta que alcance la consistencia de un dulce liviano.

galería de fotos de villa la angostura